La Muerte Silenciada

En curso

En España, los suicidios suponen la mayor causa de muerte no natural del país con cerca de 4000 personas al año, siendo Asturias la comunidad con los datos más altos. La media española se encuentra en torno a 8,7 por cada 100000 habitantes, mientras que en Asturias supera el 13, habiendo zonas con más del 20. Estas son cifras más parecidas a países escandinavos, con un alto porcentaje de suicidios.

Se lleva años intentando establecer un Plan Nacional de Prevención del Suicidio sin éxito. Mientras, las cifras superan con creces cualquier otra muerte de carácter no natural para las que sí se han hallado estrategias comunicativas que permiten combatirlas, como el alcoholismo, accidentes de tráfico o drogadicción, entre otros.

El proyecto busca los ejes conectores que expliquen esta situación, especialmente en las zonas geográficas de la cuenca minera del Nalón y la cuenca minera del Caudal. Regiones abandonadas por el Gobierno al dejar de tener activos económicos y, por tanto, una consecuencia directa de la despoblación, que profundiza en la crisis del territorio. 

Esta relación entre el territorio y los condicionantes económicos y socioculturales marca unos elementos que pueden ser determinantes: final de la actividad minera (de la que las zonas dependían económicamente), el arraigo cultural del consumo de alcohol, sumado al consumo de otras sustancias y psicofármacos, o la poca comunicación intrafamiliar. Todo esto propicia depresiones y problemas emocionales y afectivos, que son un caldo de cultivo para posibles pensamientos suicidas, llegando a repetirse entre generaciones, arrojando así un presente y un futuro complejo.

Año:
2020-
Lugar:
Asturias

En España, los suicidios suponen la mayor causa de muerte no natural del país con cerca de 4000 personas al año, siendo Asturias la comunidad con los datos más altos. La media española se encuentra en torno a 8,7 por cada 100000 habitantes, mientras que en Asturias supera el 13, habiendo zonas con más del 20. Estas son cifras más parecidas a países escandinavos, con un alto porcentaje de suicidios.

Se lleva años intentando establecer un Plan Nacional de Prevención del Suicidio sin éxito. Mientras, las cifras superan con creces cualquier otra muerte de carácter no natural para las que sí se han hallado estrategias comunicativas que permiten combatirlas, como el alcoholismo, accidentes de tráfico o drogadicción, entre otros.

El proyecto busca los ejes conectores que expliquen esta situación, especialmente en las zonas geográficas de la cuenca minera del Nalón y la cuenca minera del Caudal. Regiones abandonadas por el Gobierno al dejar de tener activos económicos y, por tanto, una consecuencia directa de la despoblación, que profundiza en la crisis del territorio. 

Esta relación entre el territorio y los condicionantes económicos y socioculturales marca unos elementos que pueden ser determinantes: final de la actividad minera (de la que las zonas dependían económicamente), el arraigo cultural del consumo de alcohol, sumado al consumo de otras sustancias y psicofármacos, o la poca comunicación intrafamiliar. Todo esto propicia depresiones y problemas emocionales y afectivos, que son un caldo de cultivo para posibles pensamientos suicidas, llegando a repetirse entre generaciones, arrojando así un presente y un futuro complejo.

Año:
2020-
Lugar:
Asturias
Subir