Kiseki

El 11 de marzo de 2011, a las 14:46, se produjo un terremoto de magnitud 9 que azotó la costa noreste de Japón, especialmente las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima. Posteriormente un tsunami arrasó kilómetros de la costa oriental nipona, sesgando miles de vidas y afectando gravemente a la central nuclear de Fukushima Daiichi. Esto obligó a las autoridades a evacuar multitud de localidades de las zonas central (Nakadori) y oriental (Hamadori) de la prefectura de Fukushima, pero no evitó que los habitantes se vieran conviviendo con ese enemigo silencioso que es la radiación. Más de 160000 personas tuvieron que abandonar sus hogares durante el primer año, llegando a alcanzar cifras superiores a 450000 desplazados a lo largo de toda la prefectura.

El proyecto comienza en 2016 y recorre varias regiones de Fukushima, teniendo como ejes centrales el futuro (未来 – mirai) y la resiliencia (回復力 – kaifuku ryoku = “fuerza de recuperación”). Partiendo de la situación tras 5 años después de lo ocurrido, se ahonda en historias resilientes que conectan a las personas, teniendo presente la importancia de las palabras y la terminología usada en Japón, pues son un reflejo de la esencia de aquello que se pretende mostrar. Por ello, a los conceptos antes mencionados se suma ikigai (生き甲斐 = “razón de vida”) y kiseki, cuyas dos lecturas pueden ser “milagro” (奇跡) y “trayectoria” (軌跡).

Año:
2016-
Lugar:
Fukushima

El 11 de marzo de 2011, a las 14:46, se produjo un terremoto de magnitud 9 que azotó la costa noreste de Japón, especialmente las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima. Posteriormente un tsunami arrasó kilómetros de la costa oriental nipona, sesgando miles de vidas y afectando gravemente a la central nuclear de Fukushima Daiichi. Esto obligó a las autoridades a evacuar multitud de localidades de las zonas central (Nakadori) y oriental (Hamadori) de la prefectura de Fukushima, pero no evitó que los habitantes se vieran conviviendo con ese enemigo silencioso que es la radiación. Más de 160000 personas tuvieron que abandonar sus hogares durante el primer año, llegando a alcanzar cifras superiores a 450000 desplazados a lo largo de toda la prefectura.

El proyecto comienza en 2016 y recorre varias regiones de Fukushima, teniendo como ejes centrales el futuro (未来 – mirai) y la resiliencia (回復力 – kaifuku ryoku = “fuerza de recuperación”). Partiendo de la situación tras 5 años después de lo ocurrido, se ahonda en historias resilientes que conectan a las personas, teniendo presente la importancia de las palabras y la terminología usada en Japón, pues son un reflejo de la esencia de aquello que se pretende mostrar. Por ello, a los conceptos antes mencionados se suma ikigai (生き甲斐 = “razón de vida”) y kiseki, cuyas dos lecturas pueden ser “milagro” (奇跡) y “trayectoria” (軌跡).

Año:
2016-
Lugar:
Fukushima
Subir